¿Leña del árbol caído?


La arbitrariedad en los cambios de las variables de los contratos hipotecarios perjudican la transparencia y fundamentalmente la expansión del crédito, motor irreemplazable de la industria del real estate. Otra vez los bancos atacan a su cartera cautiva de clientes exigiendo una tasa que pone en riesgo la estabilidad de los hogares deudores.

Además de las plagas globales y vernáculas, se suma la voracidad que ejercen los bancos acreedores sobre los contratos hipotecarios. Si bien el incremento de tasa es letra chica y contemplada desde el inicio, debería haber organizaciones gubernamentales más hallá del sometido BCRA que contemple la capacidad de repago de un crédito cuya tasa crece de manera inversa a los ingresos de una familia
La nota del diario La Nacion denuncia ésta y otras modalidades de incierta legitimidad y abuso por parte de las entidades crediticias, en tanto los los clientes se deben asesora con entidades de defensa de consumidores.
El desgaste afecta seriamente a las posibilidades de recomposición del sector que no puede ofrecer fuentes confiable y sobre todo accesibles de crédito para compra de vivienda.


Bookmark and Share