¿Y ahora ..para qué queremos a los bancos?













Para una economía de funcionamiento aparentemente normal como lo era la americana donde el apalancamiento era la llave de la felicidad, es claro que consecuencia de la fiesta del crédito y la excesiva sobrecarga de la palanca iba finalmente a romperse por falta de control. Fue este el desanclaje del salario y el costo de la viviendaEn mi post del primer capítulo de la saga, yo cuestionaba la correlación entre salario costo de la vivienda en exclusiva referencia a nuestra país, indicando que existen otras anclas que no son necesariamente el salraio En esa oportunidad me respondiste que no hay otra manera de comprar viviendas si no es con trabajo/salario. EL caso argentino con una tasa de apalancamiento que no supera el 8.5 % de los compradores del pasado año (contra un 30.38% en el año 98, apogeo del crédito) es completamente diferente. Acá el mercado inmobiliario creció (en volumen y precio) básicamente como refugio de valor y seguridad, con los excedentes provenientes de otros rubros prósperos (campo, textil, comercio), Si bien los inversores no ocupan su vivineda, mueven de igual manera la industria. Un asalariado medio no podía pensar en comprarse un inmueble ni con préstamos bancarios (imposible calificar). El caso local entonces, se desprende de la crisis internacional, pese a que el impacto llegará igualmente consecuencia del efecto global de los mercados en recesión, más la impronta vernácula de los desaciertos de la política económica de este gobierno. Lo cierto es que las propiedades demorarán muchísimo tiempo en bajar su valor, acá el ancla no fue el salario sino el atesoramiento de ahorro y ningún inversor necesita vender, nadie debe nada de guita sobre los inmuebles (sólo el 8.5% que, cómo se lo mencionó en este blog desesperan por el incremento de la cuota a tasa variable). Ergo, encontramos una manera distinta de comprar propiedades.
Para terminar, ofrezco estos datos. En el año 2001 (pre crisis) el metro cuadrado de un inmueble usado promedio tenía un precio que oscilaba $1.000 y el salario promedio era de $1.200, o sea que podemos indicar que el Ratio Precio m2/Salario para el 2001=0.83
Para el 2007 el Ratio daba 2.48, dado que en diciembre de de 2007 el valor del metro de ese mismo departamento es de $ 4.095 y el salario es de $1.650.-
Expresado en otra unidad de medida, para 2001 eran necesarios 4 años y diez meses de trabajo para acceder a una vivienda de 70 m2, en tanto en diciembre de 2007 es menester juntar 14 años y medio de sueldos.
Evidentemente el mercado creció (precio y cantidad) sólidamente, sin burbuja y completamente desanclado del salario que sólo era apto para alquilar una vivienda, en una economía atípica donde el ahorro no era canalizado en la desacreitada banca. Deberíamos pregutarnos que sentido tiene la banca después de esto....?