¿Quién la tiene más grande?



Está claro que nos referimos a la tasación de un inmueble. Está técnica de sesgo machista aplicada por muchas inmobiliarias, se apalanca en el endiosamiento por el tamaño que tiene un propietario, y para el intermediario asegura la captación del inmueble.

Y cuándo digo captación no me refiero a la propiedad, sino al ego del propietario, quien sólo quiere escuchar que le digan que la tiene grande. Sí, para un propietario no hay nada mejor que una valuación desconsiderada por la realidad, pues en definitva..ya habrá tiempo para bajarla y que parezca real (la valuación original).

Quien alguna vez se hizo un traje a medida proveyendo la tela, (práctica muy común de la belle epoque y el viento de cola) habrá escuchado necesariamente al sastre decir: “que buen casimir , Vd es un agraciado...”. Clásico acto de zalamería y si optamos por la confeción el vendedor dirá..."je..con esa percha todo le queda bien, no?". Estos son acciones que apuntan al henchimiento del ego; el antónimo del rebuscado henchimiento es :“depresión”, que es lo que lo menos que el tasador le quiere generar al seducido propietario.

Para captar al cliente suelen henchir el ego e hinchar el precio. Así también se forman precios, o mejor dicho...se intentann malformarlos.

Final de la historia, el inmobiliario se convierte un Casanova del propietario, quien seduce a través de la zalamería al salame que la cree. El que no es salame elige a la inmobiliaria del medio, la que le dice que no es la más grande ni la más chica de las tasaciones.

El propietario salame quiere que le mientan y que le digan que es la mejor (suena conocido esto, no?)

Los salames se suelen conformar con la palabra, pero al momento de la verdad, cuando la quieren colocar (a la propiedad) el mercado no zalamea, lo baja de un ondazo y lo pone en tierra.

Es así como cada agente tiene su debilidad, y que como con los autos a los hombres, los zapatos a las mujeres , los hijos a las madres, y los inmuebles a cualquiera … la sociedad suele ponderar –aprobarbar, estimar, reconocer, valorar - al hombre por el tamaño o valor de sus bienes antes que por el contenido de ellos mismos (de las personas).

Es hora de establecer un nuevo Ratio, el que vincula la relación entre la autoestima y el valor del metro cuadrado de un propietario. Lo llamaremos RATIO de LTG (la tengo grande). Y su expresión será

Rtg= T($)/Self (egos)

Donde el numerador expresa T la más alta de las tasaciones y el denominador S es la autoestima

  • Si R<1>
  • Si R >1 Terapia y Clorazepán
  • Si R=1 Sos un border


Bookmark and Share

  1. gravatar

    # by Bull Spread - 9:36 a. m.

    ¿Estas queriendo decir que los precios estan inflados?

  2. gravatar

    # by Benja - 8:50 a. m.

    Estoy diciendo que los precios altos o desproporcionados siempre existieron, y que es una técnica (mala, buena, en fin...) que utilizan algunas inmobiliarias para captar y enorgullecer al propietario quien se siente poderoso a través de su propiedad. Creo que es claro!. Inflado o no es otra discusión.

  3. gravatar

    # by Rodya Raskolnikov - 10:31 p. m.

    Pero existen para ellos firmas de valuación independientes, que por principio comercial no participan en operaciones inmobiliarias.

  4. gravatar

    # by Benja - 12:35 a. m.

    Correcto Rodya. Las hay, habitualmente consultoras contratadas por los bancos para evaluación de activos inmobiliarios de clientes o simplemente para créditos hipotecarios. También las liquidadoras de seguros las usan. Tipicamente, y así figura en el planilleo que manejan, piden tasaciones de inmobiliarias de la zona y presentan también casos análogos. Pero como suelen cobrar ese servico, en general ningún particular las llama. O sea...todos los caminos conducen a Roma. Saludos