Los cuchillos por el mango


El mercado inmobiliario continúa su recorrido recesivo. Si bien algunos indicadores estadísticos anunciaron una pequeña mejora en la cantidad de operaciones, no son señales significativas. La salida no parece inmediata.

La tasa para créditos hipotecarios no baja pese a la sobreliquidéz de los bancos. El Banco Hipotecario discontinúo, por su rotundo fracaso, la línea K de créditos con fondos de la ANSES, restableciendo líneas propias con tasas más altas aún (25% variable en pesos). Es decir, si la anterior fracasó, esta última nace condenada de muerte.

Atento al fuerte desacople entre la evolución del salario y del precio del metro cuadrado, el usuario final (consumidor) continuará sin acceso a la vivienda. Hoy para comprar un metro cuadrado son necesarios el doble más de horas de trabajo que 4 años atrás.

En este esquema de desencuentros, la velocidad de transacciones disminuye hasta que el ajuste, propio de cualquier mercado, permita volver al ciclo de alza.

El viento de cola originado en la demanda de commodities motorizado por la ganancia de competitividad tras la devaluación del 2002 fueron las que permitieron disfrutar del ciclo hoy añorado. Los inversores de origen industrial y agrícola stockearon superficies de inmuebles urbanos, dichos stocks, si bien imperecederos, deben cumplir su ciclo corriente, o sea, pasar a integrar la oferta locativa dando renta a su propietario o ser vendido a mayor valor del costo pagado. De esto se tratan los negocios, de crear valor.

Hoy, tras esta puja de ajuste de precio entre oferta y demanda se destruyó la tradicional curva de rentabilidad neta, su histórico 7% (promedio) ha sido seriamente dañado. Pero insistimos, “promedio “. Un promedio del 7% incluye períodos de 3 y de 11, nunca más atinente la famosa frase que una persona de 1.80 metros de altura se puede ahogar en una piscina de 1.50 de profundidad promedio. El ciclo mencionado, justamente, está compuesto por años de baja performance y años de jugosa rentabilidad.

La rentabilidad de la locación, neta de gastos (vacancia, expensas, impuestos, ABL, IIGG, Bienes personales, etc) de un departamento relativamente nuevo, ronda el 3.5%. Y está claro que para que este número crezca, debe bajar el valor del inmueble o crecer la capacidad de pago del inquilino o sea, su salario. Infiera Vd la que sucederá antes!

Pero los ciclos en los mercados, tal como imaginamos un ciclo, son ruedas. El problema más difícil de resolver es poder determinar, lo más ajustadamente posible, en que parte del ciclo estamos. El resto es un cuento.

Coincidiremos en que (y siempre hablamos de los grandes números o valor promedio) hay mucha obra concluida y en venta (no ocupada), que la oferta supera la tasa de absorción o demanda y esa diferencia se llama sobreoferta. Siempre sucede, en todos los mercados y con todos los productos, claro que es más sencillo dejar de fabricar y stockear tortas de chocolate que departamentos dada la naturaleza intrínseca de su producción.

Esta ajustada síntesis describe los mercados en general. Hay mucha bibliografía nacional y extranjera que echa luz sobre esto hasta que llegamos a las particularidades que definen a cada mercado. Arribados a este punto habría que remitirse a los blogs políticos o las páginas de noticias locales de los grandes diarios donde son pintadas claramente cuáles son las características que concurren a nuestro mercado local. Incertidumbre, cambio de reglas de juego, manipulación de poderes, repudio de contratos, riesgo de devaluación y otras cuestiones (rule of law), suelen alterar los ciclos. Un país con problemas de salud política sólo obtiene crédito internacional caro, por lo tanto sólo pueda otorgar créditos caros a sus habitantes que quieran comprar una vivienda.

El escaso número de operaciones concretadas se vincula básicamente con decisiones de inversión donde prima el concepto refugio antes que el análisis de los ciclos económicos o la tasa. Esta es la explicación posible. El refugio del dinero.

Decimos que la inversión tiene rentabilidad negativa cuando el costo de oportunidad es mayor que la VAN del proyecto, en términos simples en el real estate el costo de reposición es mayor al precio de venta (proyectado). Ya pasó en los ’80. Y es una constante que siempre sucede en cierto cuadrante del ciclo del mercado. Superado ese punto de inflexión comenzamos de nuevo con una demanda ágil, incremento de las rentabilidades y tasas de absorción que apuntan hacia el equilibrio. También aparece el crédito a tasas en pesos, pero posibles.

Pese a todo lo expuesto, en mucha menor escala seguimos viendo camiones descargando hormigón. Ex ante es difícil diseñar resultados. La explicación la tendrán los inversores a la conclusión de los emprendimientos. Ver obras andando no quiere decir que sea negocio para todos construir. Para algunos seguramente si. En cambio otros integrarán la legión de lo que los americanos del norte llaman Knife Catchers (Cazador de Cuchillos)

Una buena…. Nunca las cosas se repiten como antes. Los mercados internacionales van todos de la mano y es factible que pese a las externalidades, y cuestiones vernáculas, la distancia a Brasil y los fuertes lazos comerciales con el resto del mundo achiquen los tiempos de tránsito al próximo ciclo. ¡El ciclo de una nueva abundancia!


Bookmark and Share

El conocimeinto desinformativo en (de ) La Nación


Leía este pésimo artículo de LN, y pensaba en la importancia de un medio audiovisual en la información y divulgación de contenidos y su fuerte impacto en el conocimiento
Cuánta gente creé que la letra escrita de un prestigioso periódico como LN es educativa, o sea formadora de conocimientos?. Cuánta gente creé que es verosímil pues está en LN. ?
Acá les decimos diarios, en otras partes periódicos y en otras la peor: Informativos
Creo que este artículo es Desinformativo
Las fuentes donde funda la evaluación que hace la periodista Guadalupe Fernández Fronza son, el decir de 3 inmobiliarios y un par de NN opinadores, probablemente inventados por la peridista. O sea un pleno de vacuidad. Como no trató al menos de tener la opinión de un urbanista, un planificador del Gobierno de la Ciudad o de gente que además de la experiencia tenga algunas horas de clase en el tema. Arrimarse al CPAyU, a la SCA o a una Universidad era una obligación ética de ella.
La desinformación es funcional a este gobierno, y estimo que a LN se le filtra este tipo de contenidos.
Así despues se ven carteles como el del encabezamiento, donde anuncia que hay un "MODELO PRODUCTIVO BASADO EN EL CONOCIMIENTO" (segunda línea del cartel)



Bookmark and Share

Corner mal tirado!


Evidentemente el arte de desarrollar inmuebles requiere concimiento, análisis de mercado y mucho forecast.
Acá nada de eso se hizo.
El edificio...aceptable en una esquina complicada (AV Córdoba y Ravignani) se ha convertido en un catálogo de carteles inmobiliarios. Lo que nunca se debe hacer, pues demuestra la falta de consistencia en el grupo inversor.
Cada uno, frente a la imposibilidad de vender por desaciertos en el desarrollo y la negación a bajar precio o realizar perdidas (aunque me suena más a resignar beneficio) entra en pánico y pone distintas inhmobiliarias. La inmobiliaria suele ser, erroneamente entendido, la variable de ajuste en vez de un socio estartégico al momento de comercializar.
Consecuencia, ...la canibalización del producto, ya que se genera la competencia interna entre socios del mismo emprendimiento y se destruye valor. Alguno de los que no vendió volverá a invertir con el mismo grupo y profesional?
Claro ejemplo de lo que no hay que hacer



Bookmark and Share